Culata del motor

Culata coche

La culata del motor es una de las partes más delicadas porque es donde se produce la combustión y tiene lugar unos cambios bruscos de temperatura. Este elemento está fabricando de aleaciones de metales y tiene un alta resistencia, pero con el tiempo y en determinados casos puede sufrir grietas.

La causa más común de rotura de este elemento se suelen dar al someter el motor a un sobrecalentamiento debido a una falta de lubricación o falta de refrigeración. Cuando se eleva tanto la temperatura se suele fundir el elemento de unión entre la culata y el bloque motor: la junta de culata, provocando la unión entre cilindros y la mezcla de aceite y agua en el motor y circuito de refrigeración.

Esta avería es bastante sería y requiere de un estudio independiente de cada caso ya que puede haber afectado distintas partes en cada caso.

Cambiar la culata del motor

No siempre es necesario cambiar la culata del motor. En la mayoría de los casos suele ser suficiente con realizar las siguientes reparaciones:

Planificado de culata

Una vez desmontada del motor y separadas todas las piezas que la componen, se realiza un lijado muy fino con una máquina especial, que mantiene uniformemente toda la superficie,.

Esmerilado de válvulas

Mediante un producto especial, se elimina las holguras que pudieran presentar las válvulas por su funcionamiento habitual, devolviendo la compresión de fábrica.

Junta de culata

Una vez realizados los dos trabajos anteriores, sólo queda el montaje con una junta de culata a medida del planificado que se haya empleado.

Este trabajo suele salir más económico que cambiar la culata por completo, teniendo además la ventaja de volver a montar una culata como si fuera recién traída de fábrica.

En MotorDrive sólo realizamos lo que nuestros clientes nos solicitan. Por ello te invitamos a que nuestros mecánicos revisen previamente el vehículo para diagnosticar las partes afectadas y realizar una valoración global de la reparación.

Back to top