Distribución auto

La correa de distribución es usada en muchos motores de 4 tiempos tanto diésel como gasolina, para transmitir el movimiento desde el cigüeñal al árbol de levas, con una relación de transmisión o de desmultiplicación de 1:2, es decir, el árbol de levas gira a la mitad de revoluciones que el cigüeñal.

Va montada sobre unas ruedas dentadas llamadas poleas. La función de esta correa es sincronizar los cilindros del motor, la apertura y cierre de las válvulas de admisión y escape, y la función del encendido del motor, ya sea mediante la chispa de la bujía (gasolina) o la sincronización de los inyectores (diésel).

Su forma, material, longitud y ubicación varían dependiendo del tipo de motor. En muchos casos arrastra también la bomba de refrigerante y/o la bomba de aceite del motor.

El kit de distribución se compone de correas y tensores que sincronizan el movimiento de los distintos elementos del motor para su correcto funcionamiento y puesta a punto: cigüeñal, bomba de aceite, bomba de agua y árboles de levas. Según el tipo de vehículo puede tener más o menos elementos auxiliares movidos por esta correa.

Si la bomba de agua está dentro del sistema, recomendamos sustituirla junto con el kit de distribución, ya que la tensión de la nueva correa provocará holguras en la bomba que se traducirán en pérdidas de refrigerante en un corto espacio de tiempo.

Se recomienda cambiar la correa de distribución entre los 100.000 y 120.000 km, según el fabricante.

Kit de distribución auto
Back to top