Turbo auto

La sobrealimentación a través de un turbo es algo que se viene utilizando desde hace mucho en automoción. Consiste en aumentar la presión de los gases de admisión aprovechando la energía de los gases de escape. El sistema completo está compuesto por varias piezas:

Turbo

Sus hélices interiores aprovechan el aire de los gases de escape para enviar mayor presión a la admisión.

Filtro de recirculación de gases

Filtran los gases de escape antes de entrar en la admisión.

Intercooler

Se encarga de enfriar los gases procedentes del escape.

EGR

Válvula que abre o cierra los gases que van a la admisión en función a la temperatura del motor.

Electroválvulas

Válvulas eléctricas encargadas de accionar el turbo mediante fuerza hidráulica.

Cuando cambiar el turbo?

El turbo emite un leve silbido cuando está en funcionamiento. Cuanto mayor sea este silbido, mayor es el deterioro del turbo.

No esperes a que se rompa

Por lo general, cuando un turbo deja de funcionar suele consumir bastante aceite y es característico un exceso de humo blanco por el escape. Pero en otras ocasiones se produce lo que se conoce como auto combustión.

Auto combustión

El filtro de recirculación de gases se obstruye y el aceite de motor entra directamente en los cilindros. Esto genera la combustión del aceite de motor, el vehículo se auto acelera al máximo y puede dejar inservible el motor.

Si esto te ocurriera, deja el contacto en posición 1, pisa el freno al máximo, mete una marcha larga y suelta el embrague hasta calar el vehículo.

Turbo nuevo o reconstruido?

El turbo se puede sustituir por uno nuevo o reconstruido, pero hay que tener en cuenta que es imprescindible una buena calibración para su perfecto funcionamiento.

Back to top